CHALECOS SALVAVIDAS

Al tomar la decisión de abordar una embarcación, el patrón está en la obligación de realizar una lista de los elementos que están a bordo. Entre ellos, los chalecos salvavidas. Debes tener en conocimiento que si el patrón no lleva el número de chalecos de acuerdo a las personas que van a bordo, indica el certificado de navegabilidad del barco implica fuertes sanciones, además, pondría en riesgo la seguridad de los miembros de la tripulación, por ello, un buen patrón debe velar por la seguridad de su tripulación, pues es el máximo responsable, y debe tener siempre a la mano los chalecos salvavidas indicados.img_que_chaleco_salvavidas_comprar_3283_600.jpg

 ¿Para qué sirven los chalecos salvavidas?

Los chalecos están especialmente diseñados para mantener a la persona a flote en el agua e impedir que se ahogue. Los grandes materiales con los que están diseñados, logran que automáticamente la persona se coloque boca arriba y mantenga su boca y su nariz fuera del agua para evitar el riesgo de ahogamiento. Esto es lo primordial que realiza si, por cualquier motivo, la persona estuviese inconsciente en el momento de caer al agua. Estos chalecos no están diseñados para conservar el calor, por lo que, si existe el peligro de caer al agua fría, se debe poner una ropa protectora adecuada.

¿Qué tipos de chalecos salvavidas existen?

En la actualidad, gracias a os grandes descubrimientos de la tecnología, existen diversos tipos de chalecos que se adecuan a una situación en específico. Daremos dos ejemplos más comunes que se encuentran en abundancia en el mercado.

  • Chalecos salvavidas de una cámara: Es un chaleco de nailon con revestimiento de poliuretano, el cual se infla tras la inmersión en el agua, aunque también se puede inflar a mano tirando del cordón que lleva incorporado. Cuenta con un silbato, una anilla de izado, cintas de nailon y una hebilla para sujetarse a la persona que lo lleva puesto.
  • Chalecos salvavidas de doble cámara: Es un chaleco de nailon con revestimiento de poliuretano que se activan automáticamente en el agua, inflando el chaleco en cuatro segundos. Contiene tubos para inflarse con la boca, una correa de izado y una luz de seguridad que se activa al entrar en contacto con el agua.

¿Cómo usar los chalecos salvavidas?

Todos los chalecos están especialmente diseñados para funcionar de manera automática al caer al agua, aunque también se pueden inflar a mano tirando del cordón que llevan incorporado o por medio de unos tubos que permiten inflarlos soplando.